Los días de Grip Face en la Residencia “El Núcleo”

El acto creativo exige a menudo un tiempo de reposo. La búsqueda de un espacio alejado de la cotidianeidad donde el artista trata de encontrarse consigo mismo convirtiendo las múltiples experiencias en una vivencia completa de la situación de su Yo.

Nada ha habido mejor a lo largo de la historia del arte que ese tiempo de reposo de la conciencia en la que los grandes artistas han buscado entender el flujo de las imágenes que se agolpan ante ellos, muchas de ellas en el plano de lo que suele llamarse el universo onírico. Las fantasmagorías que crean los sueños para entender los difíciles vericuetos de cómo expresar los cambios de la vida en una obra de arte.

Desde que, a comienzos del siglo XX, se advirtió que el Yo profundo respondía más a impulsos del subconsciente que a los sistemas de valores vigentes, el momento del reposo se convirtió en una introspección psíquica para liberarse del Super-Yo.

Vale decir que las estructuras profundas que emanan universalmente de los símbolos que aparecen por doquier en los mitogramas, se confunden en el mundo de los sueños en pequeñas anécdotas de las experiencias vividas en los espacios singulares donde el alma se reconforta.

La residencia ayuda al artista a encontrar ese tiempo de reposo de la conciencia, le invita a profundizar en sí mismo sin un objetivo concreto, a dejarse vivir por el flujo de lo que siente, de lo que percibe, de lo que anhela, y, de ese modo, un paseo cualesquiera, a pie o a caballo, se transfigura en un conjunto de imágenes cuya singularidad evoca piezas maestras de los mitos más profundos, El Paraíso Perdido con sus serpientes responsables, los jardines de ensueño, a veces convertidos en pesadillas, los gestos desencajados que reclaman su propia máscara o los parterres donde lo que lleva a las flores son espinas. En fin, retirarse para volver a crear.

De esta experiencia vital surgen creaciones como las que acaba de presentar el artista visual David Oliver, más conocido como Grip Face, en La Fundación SZ. Las obras presentadas son fruto de su residencia El Núcleo de la mano de Cerquone Gallery.

El Núcleo consiste en una residencia de artistas donde estos se encontrarán viviendo una temporada en Segovia, en contacto con la naturaleza, en un espacio alejado de la cotidianidad citadina, donde el artista se encontrará experimentando una vivencia completamente distinta que buscará ser reflejada en las obras que creará durante su tiempo residiendo en dicho espacio.

Fuente: https://culturainquieta.com

Desnudos frente a la tecnología
El temor al...
La expansión de Marria Pratts
En poco tiempo...
Tres galerías mallorquinas participarán en la 30 feria de arte Estampa...
La BIBI GALLERY,...
EL DESNUDO IMPERFECTO
Fue la “enfant...
David Oliver (Grip Face): «No podría trabajar sobre un tema que...
Grip Face, nombre...
Los días de Grip Face en la Residencia “El Núcleo”
El acto creativo...
Un ‘boom’ de galerías de arte en Palma
La Bibi Gallery....
Rincón secreto – LA BIBI GALLERY – INPALMA
Marc Bibiloni and...
I’m a millennial and a victim of virtual ecosystem
Grip Face ha...