”Una exposición de arte ‘biofuturista’ en un palacio barroco: una experiencia para no perderse” afirma la revista Architectural Digest.